Dulces


14 % OFF
Envío gratis!

Sweet WineBox - Caja de 6 vinos dulces

$2.450

$2.100

Compartir:

¿Por qué elegimos los vinos dulces? Porque queríamos subir un escalón en su apreciación y combinación con la comida. No es cierto que no se puede comer con vinos dulces. Podemos probar varias combinaciones y sacar nuestras propias conclusiones.

Sugerimos que toda comida salada funcionará bien: pizza con el Sauvignon Blanc, picadas con el Torrontés, sushi con el espumante dulce, queso azul con el Syrah tardío o el rosado de Isabella. También para acompañar postres: bombones o chocolates, cheese cake, tortas. 

Para eso, decidimos buscar en el mar de vinos dulces, aquellos que gozan de una frescura tal que se pueden beber solos, los días de calor, o que se pueden acompañar con algunas comidas. También buscamos que en una sola caja haya un universo de cepas distintas, de diferentes provincias y de distintos dulzores.

El exclusivo Torrontés salteño de Tinquiao Dulce Natural es fiel representante, por su nobleza, de la fruta tropical y de los aromas deliciosos a flores blancas que nos trae el sol salteño.

El Viejas Cepas Sauvignon Blanc dulce responde a nuestra concepción de frescura. Nos gustó su dulzor y su acidez leve. Nos gustó que sea Sauvignon Blanc.

El rosado Indama de Isabella es un cordobés (Terra Camiare) que te trae todo el aroma y el sabor de la uva en una mezcla delicada y fresca.

El Torrontés Dulce Natural de Siete Vacas (Arcas de Tolombón) es un tucumano que se la banca con ganas. Es fresco, es potente en aroma. 

El Ángeles y Demonios es un tinto Syrah Cosecha Tardía (Fernández Robles) y fortificado, se le agregó un poco más de alcohol vínico y da un resultado tremendo, sofisticado. 

El Mala María es un espumante dulce de Torrontés. Acá las burbujas hacen la diferencia, para brindar o para cualquier otra ocasión.

 

Seguinos en: