Regalos


16 % OFF

WineBag de Espumantes - Bolsa de 3 vinos

$3.450

$2.900

Compartir:

¡Chin chin! Renovamos nuestra selección con tres de los más delicados espumosos argentinos. Atención porque tenés tres mendocinos método tradicional de la más alta calidad.

Cruzat Naranjo. Desde Mendoza, el primer espumoso naranjo argentino con el sello de calidad de Bodega Cruzat. Elaborado con 100% uva Chardonnay, permanece 25 días macerando en frío el mosto con la piel de la fruta, lo cual le aporta su enorme riqueza en aromas y el característico color naranja. Luego, se realiza la segunda fermentación, siempre utilizando el método tradicional. En este caso, reposará 6 meses sobre lías de levadura, ganando solidez y consolidando delicadas burbujas. Como lo resume Lorena Mulet, enóloga de Cruzat: "Es un espumante de uvas blancas con alma de tinto".

Cruzat Cuvée Rosé Extra Brut. Desde Mendoza, uno de los espumantes con burbujas más elegantes, con el sello de calidad de Cruzat. Compuesto por 90% Pinot Noir y 10% Chardonnay es uno de los grandes exponentes de Valle de Uco. El mosto de Chardonnay se extrae de una sola vez y el de Pinot Noir mantiene breve contacto con la piel de la uva, en maceración carbónica, aportando el color rosado suave y el frescor de la fruta. La fermentación alcohólica se produce entre 14º y 16º C en tanques «vela» de acero inoxidable. El vino base es mantenido en contacto sobre las levaduras por 18 meses. Luego se realiza la toma de espuma en botella, con método tradicional y 24 meses sobre borras de levadura, lo que le aporta los característicos aromas a frutos rojos, tropicales y pan tostado.  

Kaikén Extra Brut. Elaborado con el método tradicional y utilizando uvas provenientes de la zona de Gualtallary en Mendoza, de mayor altitud en la región, es uno de los deliciosos espumantes de este tiempo. Integrado por 70% Pinot Noir y 30% Chardonnay, presenta aromas tostados fruto de su contacto con levaduras, como también destellos de aromas a frutas secas como almendras. En boca presenta una deliciosa acidez y una estructura aportada por la Pinot Noir, que le da balance y delicadeza. Sus finas burbujas resaltan la experiencia de la elegancia en este espumoso.